sábado, 4 de junio de 2011

LEONARD COHEN GANA EL PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS

 
 

Aunque es más famoso por sus canciones, Leonard Cohen ganó el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en reconocimiento a su trabajo como poeta y novelista. El jurado -presidido por el ex director de la Real Academia Española de la Lengua, Víctor García de la Concha- lo consideró autor “de una obra literaria que ha influido en tres generaciones de todo el mundo, a través de la creación de un imaginario sentimental en el que la poesía y la música se funden en un valor inalterable”. El cuerpo colegiado también señaló: “El paso del tiempo, las relaciones amorosas, la tradición mística de Oriente y Occidente y la vida contada como una balada interminable configuran una obra identificada con unos momentos de cambio decisivo a finales del siglo XX y principios del XXI”. Cohen fue preferido por sobre escritores de la talla de Alice Munro, también canadiense, y el británico Ian McEwan, los otros dos finalistas del premio que consiste en 50 mil euros y una estatuilla diseñada por Joan Miró.

Nacido en Montreal (Canadá) hace 77 años, Cohen publicó su primer libro de poemas, Comparemos mitologías, en 1956, influido principalmente por la obra de Federico García Lorca, pero también por autores como Yeats, Irving Layton -fue su profesor en la secundaria- y Whitman. Le siguieron La caja de especias de la Tierra (1961) y Flores para Hitler (1964), también poemarios, y las novelas El juego favorito (1963) y Hermosos perdedores (1966). Estos libros lo convirtieron en un autor reconocido en el círculo literario canadiense, pero estaban lejos de ser éxitos editoriales. Entonces, Cohen decidió probar suerte con la música. Así lo contó en una entrevista realizada por Jian Ghomeshi, de la CBC-RadioCanada, en 2009.
“En Canadá en ese momento muchas veces imprimíamos nuestros libros, los mimeografiábamos. Una edición de 200 se considera un best-seller en poesía... Había un cierto tipo de llamada, de vocación, pero no lo podías llamar una carrera. En un momento me di cuenta de que iba a tener que empeñarme y ganarme la vida, y no sabía cómo hacerlo. Había escrito un par de novelas que habían sido bien recibidas, pero habían vendido alrededor de 3000 copias. Alguna ganó un premio o dos y los comentarios fueron buenos, pero las ventas fueron muy, muy limitadas, así que tuve que hacer algo y lo único que sabía hacer era tocar la guitarra”.
Ya sabemos cómo le fue: se convirtió en un autor de culto, admirado por el público y sus colegas. Una suerte de Bob Dylan canadiense. Allen Ginsberg dijo: “Bob Dylan le voló la cabeza a todo el mundo, menos a Leonard Cohen”. Y el propio Dylan -ganador del Príncipe de Asturias de las Artes en 2007- fue más lejos: “Si no fuera Bob Dylan, me gustaría ser Leonard Cohen”. Todo dicho.
El escritor Fernando Sánchez Dragó, otro de los integrantes del jurado, resaltó que Cohen ha bebido de "todas las peripecias culturales, literarias y espirituales de nuestro tiempo", como "los 'beat', los hippies, la fuga del Mediterráneo, los amores, las drogas, el budismo zen, el vedanta o el chasidismo judío".
J.J. Armas Marcelo recordó, a su vez, que hace años que el Premio no recaía en un poeta, ensalzó la "curiosidad intelectual" de Cohen para "estudiar a fondo el misticismo oriental", que le hace ser muy reconocido en Asia y no sólo en América y Europa.
Leonard Cohen ya fue candidato este año a otro Príncipe de Asturias, el de las Artes, prueba de su "dualidad" como escritor y cantante destacó la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, quien recordó que mucha gente ha "vivido, cantado, enamorado y pensado" con sus letras. De hecho, otro miembro del jurado, el crítico literario Andrés Amorís, cree que Leonard Cohen "no es un cantante extraordinario pero sí un poeta extraordinario, como (Jaques) Brel, (Bob) Dylan, Georges Brassens", mientras que, en ese mismo sentido, Armas Marcelo le comparó con Joaquín Sabina, Eric Clapton y Luis Eduardo Aute.
La decana de Humanidades de Harvard, Diana Sorensen, opinó que, una vez más, el Príncipe de Asturias se "adelanta" a lo que "los medios culturales son capaces de captar", que, según augura la profesora argentina, será un resurgir del mundo literario y musical de Cohen, especialmente en Norteamérica.
El Premio de las Letras, que este año recibió 32 candidaturas, fue entregado en 2010 al escritor libanés Amin Maalouf, y en ocasiones anteriores lo obtuvieron, entre otros, Ángel González, Delibes, Gonzalo Torrente Ballester, Mario Vargas Llosa, Camilo José Cela, Paul Auster, Günter Grass, Susan Sontag, Ayala, Mutis, Magris, Ismail Kadaré, Nélida Piñón, Margaret Atwood y Arthur Miller.
Este es el quinto de los ocho premios Príncipe de Asturias de 2011 -dotados con 50.000 euros, que serán entregados en otoño en el Teatro Campoamor de Oviedo.


Fuentes: diarios “Clarín” y “Página 12”
Más información: www.clarin.com y www.pagina12.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada