domingo, 13 de marzo de 2011

EVOCANDO ESCENARIOS PASADOS, por MIRKO LAUER (Diario LA REPÚBLICA)


Para la encuesta PUCP-IOP ahora en marzo Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski, los dos candidatos menores de la primera división, han empezado a subir de manera significativa. De enero a la fecha Humala pasa de 12% a 16%, y PPK de 4% a 11%. Como dice la encuestadora, la diferencia entre el primero y el quinto se ha estrechado, “un componente alto de incertidumbre”.

Una primera reacción frente a estas cifras es preguntarse si alguno de estos dos candidatos todavía podría entrar a la segunda vuelta en el mes de campaña que falta. En verdad están a las puertas, y al ritmo que van por lo menos uno de ellos podría realistamente pensar en pasar al segundo puesto, y aspirar a más. Esto es un desarrollo hipotético novedoso.
Hasta aquí parte del crecimiento de Humala y de PPK ha sido por una suma de transvases: votos de los tres punteros y votos de los indecisos, que de enero a la fecha se han reducido de 18% a 10%. Pero con el bolsón de indecisos agotándose, a partir de aquí el juego de los dos consiste en arrancarles votos a los que van delante de ellos, y que ya padecen de cierta sobreexposición.
Los tres punteros aparecen perdiendo votos en esta encuesta de marzo. Lo que llama la atención es que sus cifras resisten gracias a una mecánica de montaña rusa: grandes caídas en unas zonas, compensadas por grandes subidas en otras. La pérdida récord fue de Keiko Fujimori, 14% de caída en el centro, y la subida récord fue la triplicación del voto humalista en el oriente, a 19%.
Es interesante lo que la encuesta muestra sobre resistencias de plano a votar por determinado candidato. Todas han crecido, pero la de Luis Castañeda sigue como la más baja, 40%. La resistencia a votar por Toledo ha pegado un salto, de 34% en enero a 43% en marzo. Humala y PPK siguen siendo de lejos los más resistidos.
Una conclusión que se desprende de esta encuesta, a partir de una pregunta con cartilla, es que Humala con 16% y en alza ya está peleando el segundo puesto con Fujimori, 19%, y Castañeda, 17%, ambos con una tendencia a la baja. Otra es que PPK es el candidato que más rápido está subiendo, y que se podría ubicar en la misma competencia pronto.
La nueva situación evoca pasados escenarios. El colero que pasó al segundo lugar y de allí a ganar en 1990. El radical aparentemente amenazante que terminó con la mitad de las simpatías nacionales en el 2006. El nuevo escenario es la tendencia a converger en las cifras de los candidatos. Un mes parece tiempo suficiente para que las líneas se crucen.
Dicho todo esto, un amplio 47% piensa que Toledo va a ser el ganador, 15% cree lo mismo de Castañeda, 14% de Fujimori. Sin embargo la tendencia es a que el electorado desmienta sus propias predicciones, y la sensación que da la encuesta es que el orden de las cifras a un mes de los comicios solo nos dice que ahora hay un piso movedizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada