viernes, 19 de marzo de 2010

VULNERABILIDADES ESTRATÉGICAS DE CHILE


Por Cristian Leyton Salas 
Doctor en Estudios Americanos (Chile)
http://blog.latercera.com/blog/cleyton/entry/vulnerabilidades_estratégicas_de_chile

La imagen de un país que “no pertenece a Sudamérica”, o que simplemente que se ha “europeizado” para alcanzar incluso los estándares de la OCDE y ser allí admitido, ha sido cuestionado y con razón. No obstante ello, recordemos que incluso países como los EE.UU. tuvieron su “Katrina”: frente a la fuerza de la naturaleza no hay planificación que logre evitar desastres, pero sí paliarlos, disminuir sus efectos y facilitar la reconstrucción.

Chile se sacudió, lo que permitió apreciar las deficiencias estructurales que nos afectan, pero sobre todo que socavan algunos pilares fundamentales de la Seguridad Nacional: la seguridad de la comunicación estratégica nacional, entre las autoridades políticas y su población, pero también entre el Estado y los entes que administran dicho poder. Ayer fuimos objeto y testigos presenciales de la fragilidad (y vulnerabilidad) de nuestro sistema eléctrico. Basta con que un transformador “salte” para que un 80% de la población chilena quede en la obscuridad total. Con este sacudón energético quedó nuevamente al descubierto la vulnerabilidad comunicacional del país: casi un 100% de las señales de teléfonos celulares cayó.

Para algunos, lo que aquí está en juego es la credibilidad no solo de la población chilena ante sus autoridades y la capacidad de éstas para garantizar su seguridad, sino que también la credibilidad que el país refleja y proyecta hacia su espacio vecinal y regional.

La adquisición de imponentes sistemas de armas ha permitido incrementar la capacidad disuasiva chilena, sin embargo ha dejado al desnudo falencias, graves para algunos, por debilitar la credibilidad de la amenaza, esta vez del “cuerpo” que finalmente sostiene todo el sistema disuasivo, para otros, el conjunto de la capacidad del Estado para responder y anticiparse a crisis externas o internas.

Eslabones débiles de la cadena, por robusta que esta sea o parezca, hacen vulnerable todo el sistema. La credibilidad de la amenaza es donde reposa la paz, no en los sistemas de armas propiamente tales, sino que en la capacidad de los entes a cargo de planificar su utilización (o no), en la capacidad de generar sistemas de alerta tempranas que permitan un uso racional, eficiente y eficaz de recursos limitados.

Según la visión de George Simmel, las crisis permiten la regeneración de tejidos sociales débiles, de la misma forma esta crisis permitió, a tiempo, identificar las debilidades que podrían, ante una crisis mayor, paralizar la capacidad de reacción ( tal y como ocurrió ante el terremoto y posterior maremoto), pero lo que es más complejo aún, hacer caer todo el complejo sistema sobre el cual reposa parte relevante de nuestra seguridad: que el país está preparado para identificar señales que pudieren fragilizar nuestra seguridad y, ante ello, reacción aeficiente y eficazmente.

Chile debe recomponer su credibilidad tanto interna como externa. Nos observan y estudian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada