domingo, 11 de julio de 2010

CORRESPONDENCIA MUNDIALISTA I (FRANCISCO LOMBARDI)


Francisco Lombardi, cineasta peruano fundamental y dirigente deportivo, no solo es aficionado al fútbol sino mejor opinante. Su formación como crítico cinematográfico y la capitalización de su experiencia como cineasta, abonan en favor de la calidad de sus juicios sobre el Mundial Sudáfrica 2010.
El siguiente texto forma parte una cadena de e-mails entre amigos -que Pancho Lombardi tuvo a bien inaugurar luego de la derrota de Argentina frente a Alemania- y que nos parece justo compartir con más lectores
Oscar Contreras Morales.- 
Amigos,

aprovecho un mail que le escribo a mi amigo argentino Eduardo Gaggero para compartir con ustedes mis impresiones sobre el mundial de Sudáfrica....
Estimado flaquito,
Has comentado poco y nada en este mundial. Me imagino que en el fondo tu poca fe
en el equipo argentino te empujó a un prudencial silencio. En cambio se leen y se escuchan
muchos comentarios que duran unos pocos días porque, como sabemos, las certezas en el
fútbol duran sólo hasta el siguiente partido. ¿Recuerdas los halagos tras el debut abrumador
de Alemania y luego las decepciones tras perder con Serbia? Sin embargo después del partido con Argentina, Alemania resulta el equipo de los sueños, invencible, perfecto. No se puede pontificar en esta materia y cómo se pontifica¡¡¡....En fin, tengo algunas conclusiones (provisionales como debe ser en el fútbol: como decía el gran maestro Markarian: "la principal labor de un entrenador es intentar hacer lo menos imprevisible algo tan imprevisible como el fútbol") :
1) En un torneo mundial el trabajo de un D.T. es menos decisivo que en un club porque las
acciones están formadas por grandes individualidades que pueden cambiar el destino de un
artido en un minuto. Pero no por menos decisivo deja de tener influencia. Por ello ex jugadores
sin especialización pueden tener eventuales éxitos pero difícilmente alcanzan la excelencia
porque no están preparados para ella (Maradona y Dunga,por ejemplo).
2) Los grandes equipos llevan el sello de su entrenador, fruto del trabajo de semanas y meses
practicando esquemas y trazando estrategias. Cuando uno ha vivido la experiencia de ver
entrenamientos diariamente toma conciencia de que el trabajo del D.T. no es sólo escoger jugadores y decidir si juega 4-3-1-2 y 4-4-2...es algo bastante más laborioso que eso y bastante más creativo. Pocos son los equipos en este mundial que llevan un sello propio: Chile es un ejemplo. Ves jugar a Chile y ves a Bielsa expresado al cien por ciento, con todas sus virtudes y limitaciones. Sus equipos pueden perder o ganar pero la impronta es absolutamente reconocible: hizo con un plantel de jugadores medianos un torneo muy encomiable ;lamentablemente le tocó cruzarse con dos equipos superiores como España y Brasil.....El otro equipo con sello propio es España, que mantiene un estilo y se hace reconocible a partir de un conductor inteligente como Del Bosque que respeta el
extraordinario trabajo de Guardiola en el Barcelona. Los entrenadores de Holanda y Alemania son proyectos a seguir: ambos equipos tienen equilibrio sin dejar su intención de PROTAGONISMO. Ser protagonista es salir a buscar el partido, a buscar el balón, a buscar el arco contrario. Yo valoro especialmente esa premisa porque si un planteamiento hegemoniza la espera para el contragolpe, la entrega del balón y del campo al rival para buscar el contraataque -que es una forma también de encontrar el triunfo- me hago la pregunta: ¿que ocurre si el contrario decide hacer lo mismo? No hay partido, o lo que es lo mismo, se producirá un partido horrible, con situaciones de gol cada 35 minutos y condenamos al fútbol al más completo aburrimiento. Por eso pienso que los que amamos de verdad al fútbol tenemos que valorar la actitud de protagonizar un partido: hay en esa acción una auténtica defensa de lo más noble de este deporte.
3) Reitero: en un campeonato mundial no es bueno pontificar ni sacar conclusiones anticipadas: !cuántos dijeron que Brasil era el principal candidato, el equipo perfecto, equilibrado, aquel que había dejado sus fuentes en aras de la eficacia. "Olvídense del jogo bonito, lo que queremos es ser campeones como sea¡"....
El problema de apostar por el resultadismo puro es que una vez que no consigues el objetivo no queda nada detrás de ti. Todos recordaremos al Barcelona de Guardiola -aunque haya perdido la Champions-, todos recordamos al Brasil de Telé, a la Holanda de Cruyff.....Hay que apostar por ganar y jugar bien. Se puede. Lo demuestran Alemania, España, Holanda...En fin, lo que no se puede hacer en un torneo como este es anticipar resultados, los resultados dependen de factores poco predecibles: un gol en el momento preciso cambia la historia de un partido, una jugada de corner (se lanzan muchos en un partido pero basta que en
uno de ellos el balón venga cinco centímetros más arriba o más abajo y una buena estrategia defensiva se viene abajo como un castillo de naipes), un error individual -!cuántos ejemplos en este mundial¡- . Todos dan por sentada la inmensa superioridad alemana frente a Argentina sin embargo en los primeros quince minutos del segundo tiempo Alemania no podía salir de su cancha y un gol argentino parecía cercano...¿Qué hubiera pasado si ese gol se producía? Podemos especular horas al respecto.
4) Decía al comienzo: la influencia de un entrenador en un torneo de selecciones es menos trascendente que en un torneo de clubes porque el trabajo del entrenador rinde frutos como producto del trabajo diario a través de meses y, en algunos casos, años. En un seleccionado, máxime tratándose de países como Argentina o Brasil, las figuras individuales son de un nivel tan alto que muchos partidos se definen por puros gestos individuales. Pero no ocurre eso en TODOS los partidos. Siempre la fuerza del colectivo tendrá una influencia decisiva en el juego a mediano y largo plazo. Argentina, por ejemplo, ganaba sus partidos con cierta autoridad pero era obvio -al menos para mí- que tenía graves descompensaciones: no era compacto, enormes franjas de terreno quedaban sin cobertura, apostaba a pasar el medio campo sin
elaborar (total arriba tenía delanteros magníficos que se encargarían de resolver), ubicaba muy mal al mejor jugador del mundo alejándolo del arco -a un jugador cuya virtud no es sólo su capacidad de desequilibrar sino precisamente de hacer goles-....En fin, el más claro ejemplo de un equipo sin trabajo de campo, o sea, sin entrenador. Maradona, como muchos jugadores y ex jugadores, ignoran métodos de entrenamiento y carecen de estudios sobre preparación física; en el caso específico de Maradona hay que reconocerle un atributo básico para dirigir un equipo: su capacidad de motivar y de unir a un grupo. Pero eso es sólo una parte del trabajo del entrenador. Comparte con Dunga esa cualidad. Con planteles de grandes jugadores a veces eso alcanza, al menos alcanza hasta cierto punto. Pero el fútbol hoy por hoy es mucho más que buena voluntad y arengas encendidas. En este sentido este mundial ha servido también para hacernos ver que INCLUSO en el caso de seleccionados -colmados de super figuras individuales- es importante, muy importante el rol del entrenador.
Mi impresión general es que este mundial empezó mal y está terminando bien. Tres de los equipos semifinalistas intentan jugar bien y lo logran: he ahí un mensaje positivo para el fútbol. El cuarto semifinalista tiene dos delanteros formidables (Forlán y Suárez) y un colectivo que entrega sudor y esfuerzo a raudales, tanto que llega a conmover;además Uruguay tuvo fortuna en los cruces con los rivales que le tocaron, y la supo aprovechar: merecimientos no le faltan porque ello también es parte del fútbol.
Lástima que Sudamérica quedara tan rezagada en las instancias finales: a ver si se aprende la lección y nombran entrenadores de verdad y no ex jugadores para la próxima. Perú acaba de dar el ejemplo (¿no es acaso extraordinario?) nombrando a Sergio Markarían como nuevo D.T. nacional : si ya con don Sergio (uno de los grandes entrenadores entre todos) no clasificamos creo que no clasificamos nunca más....Aunque, como vemos, en el fútbol nunca se puede afirmar una verdad absoluta.....
Abrazo....Pancho

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada