miércoles, 19 de enero de 2011

MUELLE NORTE ¿CUENTO CHINO? (Escribe José Chlimper, para el Diario CORREO)


http://correoperu.pe/correo/columnistas.php?txtEdi_id=4&txtSecci_parent=&txtSecci_id=84&txtNota_id=532469&txtRedac_id=Chlimper

¿No hay monopolio en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez del Callao, que hace 10 años es un orgullo para los peruanos, administrado por Lima Airport Partners, empresa de origen alemán y que además ha generado inversiones y transferencias al Estado por más de mil millones de dólares? ¿No hay monopolio en el Aeropuerto Velasco Astete del Cusco, administrado por Corpac con un pésimo servicio a los más de un millón y medio de pasajeros que lo usan, siendo el segundo aeropuerto internacional del país? ¿No habría monopolio en las concesiones de los puertos de San Martín en Pisco, Yurimaguas e Iquitos en Loreto, o San Juan de Marcona en Ica, declarada su concesión al sector privado de "necesidad nacional" ayer martes 18 mediante Decreto de Urgencia 001-2011, artículo 2, incisos 5, 7, 8 y 25?
Los monopolios naturales existen en todas partes, y se resuelven con reguladores fuertes, capaces, adecuadamente empoderados y protegidos políticamente, pero sobre todo profesionalmente independientes.
Las tarifas inherentes al bien público cuya administración se entrega en concesión siempre deben ser reguladas pensando en la competitividad del país (y no como en el caso de la recepción, almacenamiento, manipuleo y embarque de minerales en Arequipa, que es tarifa sólo parcialmente regulada).
Es por ello que creo que existió un pecado original al tratar de impedir que Dubai Ports pueda participar en la concesión del Muelle Norte. Retirado Dubai del proceso, dos de los tres postores que quedan tienen importantísimas vinculaciones con empresas navieras y -siendo los fletes tarifas no reguladas- el incentivo para cargos cruzados es muy grande e imposible de controlar.
Con lo cual, "en defensa de la libre competencia" (sólo en el caso del Callao, qué curioso, ¿no?) nos quedaríamos con un único postor, serio, importante, con experiencia, pero sólo uno.
Además, el proceso se ha postergado tantas veces, sus bases se han corregido tantas más, y su dimensión final se ha reducido tanto, que da que pensar. Conozco a los funcionarios de ProInversión que están peleando por sacar adelante el proceso y tengo la mejor opinión de ellos, pero las interferencias políticas han sido muchas, frecuentes y con argumentos poco sólidos, como el de no generar un monopolio en el Callao.
No me imagino cómo, pero ¿no podría tener esto algo que ver con la fallida compra de un lote de tanques chinos? ¿Con algo geopolíticamente estratégico y que los ciudadanos de a pie no entendemos? Porque el discurso de no generar un monopolio en el Callao más parece cuento chino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada