lunes, 31 de mayo de 2010

QUÉ GRAN JUGADOR FUE "EL CONEJO" BENITEZ (Extraído del Diario CORREO)


No tenemos memoria histórica ni fundamento para referirnos al juego de Víctor "El Conejo" Benítez, a quien nunca vimos en acción. Los mayores (padre, tíos, abuelo, amigos) y los comentaristas deportivos que lo vieron en absoluta plenitud, señalan que Benitez fue un futbolista estupendo
Según El Veco, era un jugador de toda la cancha: "correlón", táctico, un "motorcito" de aquellos, pura clase (como Héctor Chumpitaz, Guillermo Delgado, Julio Meléndez, Fernando Cuellar, José Velásquez y Alfredo Quesada) de técnica depurada y gran dominio de balón. Brilló como back, 06, lateral derecho y delantero. Sólo le faltó alternar como arquero en Alianza Lima, el Club Atlético Boca Juniors (Argentina), el AC Milan (Italia), Inter Milan (Italia) y el Venecia Calcio (Italia).
Una semana antes de la gran final por la Champions League del sábado 22 de mayo último, el Diario CORREO tuvo el acierto de buscar a Benitez y entrevistarlo. "El Conejo" puede darse el "jamón" de decir a sus 74 años que es el único futbolista peruano que ganó la Liga de Campeones de Europa con el AC Milán, derrotando al Bénfica de Portugal en el Estadio de Wembley, Inglaterra. Nada más y nada menos.
En la Argentina adulta mayor y en los archivos periodísticos ríoplatenses, Benitez es recordado y registrado como un integrante de la gloriosa selección peruana de 1959, protagonista absoluta del Campeonato Sudamericano nocturno de Buenos Aires.
Fue la selección peruana de Rafael Asca al arco; José Fernández, Benítez y Fleming; Grimaldo y De la Vega; Gómez Sánchez, Loayza, Joya, Terry y Seminario.
Los documentos de la época y los testimonios de gente muy autorizada (como Ernesto Cherkis Vialo, Natalio Gorín, "El Sapo"Livingstone, Joao Havelange, Julio Grondona, Pocho Rospigliosi, El Veco, Jorge Da Silveira, Víctor Hugo Morales, José María Muñoz) indican positivamente que éste fué el mejor equipo peruano de todos los tiempos.
Oscar Contreras Morales.-

www.correoperu.com.pe

La próxima semana se jugará el tí­tulo de la Liga de Campeones de Europa entre el Inter de Milán y el Bayern, y Correo, conversó con el único peruano que tuvo el honor de ser campeón en este torneo. Fue el año 1963, cuando don Ví­ctor Benítez, alzó esta Copa con el Milan, tras ganarle 2-1 al Benfica de Portugal. En la siguiente entrevista el popular Conejo a los 74 años, nos cuenta de este logro y cómo llegó al fútbol europeo.

CORREO: Profesor Benítez, ¿qué ha sido de su vida?
VÍCTOR BENÍTEZ: Aquí­, muy tranquilo y orgulloso de ser peruano, porque gracias a Dios conseguí­ dejar bien a mi Perú a nivel internacional.

C: Usted fue uno de los pocos peruanos que triunfó en Europa, ¿pero cómo llegó al Viejo Mundo?
VB: Yo jugaba en Boca Juniors donde campeoné en el año 1962. Ahí­ estaba tranquilo, firmé contrato por tres años y me pagaron en el instante. Tení­a un año y medio en Argentina, cuando llegaron directivos del Milan a Buenos Aires a ver a Rattín, pero al final me llevaron a mí­.

C: ¿Cómo así­ usted impresionó a los italianos?
VB: Es que yo tení­a un juego muy distinto a los argentinos, tanto es así­ que tení­a aire hasta para dos partidos, yo era un perro en la cancha y los rivales se ensartaban conmigo. Imagí­nate que en tres partidos me metí­ la hinchada del Boca al bolsillo. En la cancha corrí­a, iba y vení­a, esa era mi función como volante o defensa. Ese dí­a, no recuerdo ante cuál rival me metí­ un partidazo.

C: ¿Los convenció rápido?
VB: La verdad que yo jugué como siempre. Los italianos llegaron al camarín, mientras yo me estaba duchando y no sabí­a nada. Hasta que el técnico (José D'Amico) me grita: "Peruano te están buscando". Yo salí­ y cuando los italianos me vieron, se sorprendieron, me vieron tan flaquito y no creí­an que era yo, el que los habí­a impresionado en la cancha. Me molesté y los mandé a la m...

C: ¿Por qué se molestó mucho?
VB: Es que me miraban por arriba, por abajo, sorprendidos, como un animal raro. Hasta que mi compañero Ernesto Grillo que habí­a jugado en el Milan años atrás intercedió y me dijo: "Mira negro cambia de cara, están interesados por ti­, tú tienes que ponerte fuerte y pide dinero...". Luego Marzolini y Rattí­n me dicen: "Oye Atahualpa (los argentinos lo trataban como inca), te van a llevar a Italia". Entonces me tranquilicé, pero en serio yo no sabí­a que era el Milan, hasta que Grillo me contó que era uno de los clubes más importantes del mundo.

C: ¿Y luego vino el contrato?
VB: Sí­, pero antes llamé a mi papá por teléfono, recuerdo que antes se demoraban como tres dí­as, para poder comunicarme y le conté que tení­a oferta de Europa. Él me preguntó qué me habí­an dicho en Boca y le respondí­ que yo aprovechara, entonces me dijo que aceptara. Así­ fue, hablé con el presidente de Boca, Alberto J. Armando, que era más bueno que el pan. Pero tuve miedo que me pidiera la plata del año y medio que restaba, pero no me la quitaron. A los italianos le pedí­ lo máximo y me pagaron, era más o menos como once mil dólares ahora, es que antes no pagaban las millonadas de la actualidad.

Además, ahora cualquiera sale a jugar fuera del Perú, antes habí­a que ser bravo, porque no habí­an representantes.

C: ¿Y le chocó llegar a Italia?
VB: No, porque yo con Boca viajaba mucho, además en Argentina todos se creen europeos y no pasó nada. Pero sí­ me impresionó ver tanto lujo, gracias a Dios, llegué y fui titular.

C: ¿Y no paró hasta ser campeón de la Liga de Campeones en 1963?
VB: Sí­ claro, recuerdo que jugamos en Wembley ante el Benfica y me tocó marcar a uno de los bravos, jugué bien, pero además tení­amos un equipazo. Estaba Césare Maldini, papá, Gianni Rivera apodado el Bambino de oro. Cuando regresamos a Italia el recibimiento fue apoteósico, pero la verdad yo recién ahora, sé la magnitud que tiene este tí­tulo. Soy el único peruano que gané una Liga de Campeones, pero bueno en ese tiempo no habí­a internet, periódicos deportivos ni tanta cosa como para haberme destacado.

C: ¿Y eso le duele?
VB: Claro, yo camino por el Perú y nadie me conoce, en Milán llego al club y es otra cosa. La otra vez llegaron dirigentes del Milan al Perú para un convenio con el gobierno regional del Callao, y me pagaron por ver a chicos peruanos y promoverlos. Ya enviamos a diez. Acá no me llama nadie para ver a nuevos valores, y tú crees que estas piernas no fueron importantes a nivel mundial. Algo debo saber pues por lo que gané.

C:¿Cuénteme en qué invirtió ese dinero que ganó en Europa?
VB: Mi padre lo hizo todo. Una vez que regresé a Lima y mi papá me dijo vamos a ver unos terrenos. Eran en Ate-Vitarte, recuerdo que todo era pampa, chacras, habí­a que pasar despacio con el carro por las acequias.

No habí­a pistas y el carro se moví­a de un lado para el otro. Yo estaba asado, porque vení­a de vivir bonito en Italia, con edificios grandes. Entonces mi papá me dijo: "Esto con los años se va poblar, estará lleno y costará más, no se equivocó". También compramos aquí­ en Santa Catalina. Yo le agradezco esta decisión a mi padre, porque ahora puedo vivir de esto.

C: La próxima semana es la final de la Liga de Campeones entre el Inter de Milán y el Bayern. ¿Quién gana?
VB: El Inter pues, si yo jugué por ellos, soy también hincha de ese equipo, claro que tiene que ganar.

C: Usted se ve que la pasá bien en Milán.
VB: Es hermosa Italia, pero me quedo con Venecia, donde yo jugué por el Venezia Calcio. Esa ciudad estaba rodeada de agua y era bonito pasearse con las góndolas. Claro que me di mis gustos, pero también guardé pan para mayo.

C: Finalmente ¿qué piensa de Juan Vargas que está triunfando en Italia?
VB: Tiene talla, buen cuerpo, corre duro, pero se está quedando porque le falta humildad, el dinero lo entorpece, la plata lo está hundiendo.

____________________________

MAS VELOZ QUE LA PELOTA

Es el hombre que le descubrió al fútbol una variante insólita: la de que el hombre corra más rápido que la pelota. Claro que esa facultad en sí no puede ser tomada como un mérito especial y hasta debe admitirse que muchas veces puede convertirse en defecto, que es en los casos en que la sincronización de movimientos no se logra y entonces podría ocurrir que sea el hombre quien su avance incontrolado se estrelle contra la red mientras la pelota queda muchos metros atrás.

Pero Benítez no es solamente un bólido. Es un jugador de fútbol que sabe aprovechar su velocidad. Un gran, un extraordinario jugador de fútbol. Cuando recordamos que uno de los talentos último modelo de la crítica futbolística aseguró una vez muy solemnemente que Benítez no podía jugar al fútbol por la sencilla razón de que no sabía hacerlo, nos viene una tentación de risa.

Que Benítez haya estado en Boca y que haya sido lo que fue en nuestros equipos, es algo que entra directamente en el terreno de las cosas sobre las cuales no se pueda ofrecer una explicación razonable.

Lo trajimos para cubrir el puesto de zaguero centro, en reemplazo de Cardoso, que terminaba su ciclo. Alguien lo había recomendado, pero la recomendación tenía contornos vagos, imprecisos, como pudo comprobarse más tarde.

En realidad, ni dirigentes ni técnicos boquenses lo habían visto jugar jamás. Lo compramos, como quien se tira un tute. Primero porque era barato y luego porque alguien - un alguien que en estos momentos nadie podría precisar quien fue - lo recomendó.

Y cuando llegó, nos encontramos con la sorpresa de que no era Nº 2 y que en ese puesto había jugada sólo excepcionalmente y muchos años atrás. Era en realidad 6, y como se dio la coincidencia de que un 6 también nos cuadraba, la adquisición, hecha con tal absoluta carencia de elementos de juicio, resultó un acierto.

Pero la embocada radicó no sólo en que Benítez fuera half, porque hombres de ese puesto los hay a montones en todos lados, sino porque además de 6 era bueno. Luego pasó de 4 y circunstancialmente de 7 y 8. Podría, naturalmente - ahora se hace evidente - jugar de 2 de 3 de 9 o de 11.

En cualquier puesto, porque Benítez lleva dentro de sí el ángel del fútbol, y los ángeles no saben de encasillamientos.

En esta temporada (1962), el moreno limeño comenzó pisando mal. Primero fue una rodilla en falsa escuadra la que le doblaba el tranco. Luego, el apéndice que reclamaba a gritos un bisturí. Pasado el doble trance, Benítez volvió, pero como delantero. En el quinteto estuvo poco y retornó a la línea media, pero tampoco se eternizó esta vez allí, ya que casi de inmediato vino su traslado a Italia, para incorporarse a las líneas del Milán.

Fuente: Así es Boca (1962)

5 comentarios:

  1. Hola qtal me da gusto en el de saber que tu3eniamos un jugador tan multifuncional, que pena que no lo puedan reconocer en nuestro pais, el dia de hoy 23-10-2010 tube el agrado y fortuna de haber conocido al "CONEJO" BENITEZ, ya hombre de edad pero sin duda muy humilde y aun no pierde la chispa de la gracia, es por ello que quise informarme mas sobre el porque la verda que no podia creer que un peruano halla jugado en equipos tan importantes, la verda que sera uno de esos dias que no podras olvidar.

    ResponderEliminar
  2. Alguien sabe donde se puede contactar al conejo Benitez para una entrevista?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de verlo y vonversar con el ...no sabia nada de furbol hasta que hoy me impresiono su gran historia y su humildad definitivamente los años pesan en el .....lo puedes encontrar por la victoria lima!

      Eliminar
  3. Aqui falta decir que Victor " conejo" Benites tambien jugo por el Napoli y vino con este club a Peru a jugar un partido contra Alianza Lima celebrando su Aniversario.........anos despues la estrella del Napoli y de Italia fue Diego Armando Maradona.

    ResponderEliminar