sábado, 15 de octubre de 2011

¿COMO MANEJAR EL DESEO INFINITO?, por Leonardo Boff (leonardoboff.wordpress.com)

 


leonardoboff.wordpress.com/2011/10/07/como-manejar-el-deseo-infinito/
 
El deseo no es un impulso cualquiera. Es un motor que pone en marcha toda la vida psíquica. Goza de la función de un principio, traducido por el filósofo Ernst Bloch como principio esperanza. Por su naturaleza no conoce límites, como ya observaron Aristóteles y Freud. La psique no desea solamente esto o aquello, desea la totalidad. No desea la plenitud del hombre, busca el superhombre, aquello que sobrepasa infinitamente lo humano, como afirmaba Nietzsche.

El deseo vuelve dramática, y a veces trágica, la existencia. Pero también, cuando se realiza, produce una felicidad sin igual. Estamos siempre buscando el objeto adecuado a nuestro deseo infinito y no lo encontramos en el ámbito de la experiencia cotidiana. Aquí solamente encontramos finitos.

Cuando el ser humano identifica una realidad finita como el objeto infinito buscado se produce una profunda desilusión. Puede ser la persona amada, una profesión muy deseada, un sueño. Llega el momento, y generalmente no tarda mucho, en que se percibe una insatisfacción de base y se siente el deseo de algo mayor.

¿Cómo salir de este impase provocado por el deseo infinito? ¿Mariposear de un objeto a otro sin encontrar nunca reposo? Tenemos que ponernos a buscar seriamente el verdadero objeto de nuestro deseo. Entrando in medias res, voy respondiendo: es el Ser y no el ente, es el Todo y no la parte, es el Infinito y no lo finito. Tras mucho peregrinar, el ser humano es llevado a hacer la experiencia del cor inquietum (corazón inquieto) de san Agustín: “Tarde te amé, oh Belleza tan antigua y tan nueva. Tarde te amé. Mi corazón inquieto no descansará mientras no repose en Ti”. Sólo el Ser Infinito se adecúa al deseo infinito del ser humano y le permite descansar.

El deseo envuelve energías volcánicas poderosas. ¿Cómo manejarlas? Ante todo, se trata de acoger, sin moralizar, esta condición deseante. Las pasiones empujan al ser humano hacia todos los lados. Algunas lo impulsan a la generosidad, otras al egocentrismo. Integrar sin reprimir tales energías exige cuidado y no pocas renuncias.

La psique está llamada a construir una síntesis personal que es la búsqueda del equilibrio de todas las energías interiores. Ni hacerse víctima de la obsesión por una determinada pulsión, como por ejemplo, la sexualidad, ni reprimirla como si fuese posible debilitarle su vigor. Lo que importa es integrarla como expresión de afecto, de amor y de estética, y mantenerla bajo vigilancia, pues estamos tratando con una energía vital no totalmente controlable por la razón, sino es por vías simbólicas de sublimación y para otros propósitos humanitarios. Cada persona debe aprender a renunciar en el sentido de realizar una ascesis que libera de dependencias y crea libertad interior, uno de los dones más apreciables.

Otra forma de tratar con el deseo infinito es mediante la precaución, que nos previene de las celadas de la propia vulnerabilidad humana. No somos omnipotentes, ni dioses a los que el fracaso no puede tocar. Podemos mostrarnos débiles y, a veces, cobardes. Pero debemos precavernos contra situaciones que nos pueden hacer caer y perder el Centro. Y entonce tenemos que vivir la sabiuría prudencial.

Tal vez una clave inspiradora nos la ofrece C.G.Jung con su propuesta de construir a lo largo de la vida un proceso de individuación. Éste tiene una dimensión holística: asume sin temor y con humildad todas las pulsiones, imágenes, arquetipos, luces y sombras. Oye el rugir de las fieras que lo habitan pero también el canto del tordo sabiá, que lo encanta. ¿Cómo crear una unidad interior cuyo efecto sea el equilibrio de los deseos, la vivencia de la libertad y la alegría de vivir?

C. G. Jung sugiere que cada cual procure crear un Centro fuerte, un Self unificador que tenga la función que el sol tiene en el sistema solar. Él atrae a su alrededor a todos los planetas. Algo similar debe ocurrir con la psique: alimentar un Centro personal que integre todo, con  reflexión y con interiorización, y no en último lugar, con el cultivo de lo Sagrado y de lo Espiritual.  La religión, como institución, no es raro que cercene la vida espiritual por exceso de doctrinas y de normas morales demasiado rígidas. Pero la religión como espiritualidad desempeña una función fundamental en el proceso de individuación. A ella le corresponde ligar y re-ligar a la persona con su Centro, con todas las cosas, con el universo, con la Fuente originaria de todo ser, dándole un sentimiento de pertenencia.

La falta de integración de la energía del deseo se manifiesta por el desgarro de las relaciones sociales, por la violencia asesina practicada en escuelas o en las matanzas de personas negras, pobres y homosexuales.

Aprender a tratar con las fuerzas del deseo implica, pues, una preocupación por la salud social. Una educación humanística, ética y ciudadana no deberá dejar de lado la educación del deseo. El gran obstáculo reside en la lógica misma del sistema imperante, centrada en el deseo de tener, descuidando los valores civilizatorios de la gentileza, del buen trato y del respeto a la persona. Por el contrario, los medios de comunicación de masas exaltan el deseo individual y la violencia para resolver los conflictos humanos.

La globalización como fenómeno humano nos obligará a moderar los deseos personales en beneficio de los colectivos y así volver más equilibrada y amigable la coexistencia humana.


El autor
Leonardo Boff (* 1938) se Doctoró en Teología por la Universidad de Munich. Fue Profesor de Teología Sistemática y Ecuménica con los franciscanos en Petrópolis; y luego Profesor de Ética, Filosofía de la Religión y la Filosofía de Ecología en la Universidad del Estado de Rio Janeiro.Se cuenta como uno de los iniciadores del movimiento Teología de la Liberación. Es asesor de los movimientos populares. Conocido profesor y conferencista en el país y el extranjero en las áreas de Teología, Filosofía, Ética, Espiritualidad y Ecología. En 1985 fue condenado a un año de silencio respetuoso por el ex Santo Oficio, por sus tesis contenidas en el libro Iglesia: carisma y poder (Grabar).Desde los años 80 profundiza en el tema ecológico como una extensión de la Teología de la Liberación; toda vez que no sólo debe escucharse el grito de los oprimidos, sino también el grito de la Tierra debido a que ambos deben ser liberados. En razón a este compromiso, participa en la redacción de la llamada Carta de la Tierra conjuntamente con Mikhail Gorbachev, S. Rockefeller y otros. Ha escrito varios libros y ha sido galardonado con otros tantos premios.Algunos de sus títulos más importantes: Ecología: Ecología, Globalización, la Espiritualidad (Record), La civilización planetaria (Sextante), La voz del arco iris (Sextante), La atención de Saber (Voces), Ética y ecoespiritualidad (Vero), El hombre: ángel bueno o satanás (Record), El Evangelio del Cristo Cósmico (Record); Iceberg del Arca de Noé (Sextante), Tierra de opciones. La solución de la Tierra no proviene del cielo (Sextante), Proteger el cuidado de la tierra-vida.Como para evitar el fin del mundo (Record), Ecología: grito de la Tierra, grito de los pobres (Sextante) por la que recibió el premio Sérgio Buarque de Holanda como el mejor ensayo social de 1994 en el Brasil. Y en 1997 ese mismo título fue en los EE.UU. uno de los tres libros que fomentó más el diálogo entre ciencia y religión.Junto con Mark Hathaway, escribió en los Estados Unidos El Tao de la Liberación: Explorar la transformación de la Ecología con Prólogo de Fritjof Capra, ganando la medalla de oro de la institución Nautilus para la creatividad intelectual; y fue considerado el libro religioso número uno del año. 
Ha recibido los títulos Doctor Honoris Causa en Política por la Universidad de Turín en 1991; Doctor Honoris Causa en Teología por la Universidad de Lund (Suecia) en 1992; Doctor Honoris Causa en Teología, Ecumenismo, Derechos Humanos, Ecología y Entendimiento entre los Pueblos por la Facultad Estatal de San Leopoldo en 2008 y Doctor Honoris Causa por la Cátedra del Agua de la Universidad de Rosario, Argentina, en 2010. En 2008 la Universidad de San Carlos de Guatemala y la Universidad de Cuenca, en Ecuador, le otorga el título de Profesor Honorario.  
Asesor de la Presidencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas durante la administración de Miguel d'Escoto Brockmann (2008-2009). Actualmente participa en el grupo de reforma de la ONU, con especificidad en la Declaración Universal del Bien Común de la Tierra y la Humanidad. 


1 comentario:

  1. JAQUE MATE A LA DOCTRINA JUDAIZANTE DE LA IGLESIA QUE HA CONVERTIDO AL CRISTIANISMO EN RELIGIÓN BASURA. El análisis racional de los elementos que integran la triada pre-teológica judeo cristiana (la descripción neutra del fenómeno espiritual, su explicación y su aplicación), nos permite criticar objetivamente el profetismo judío y la cristología de San Pablo que fundamentan la doctrina judaizante de la Iglesia; y visualizar: 1) que las directrices de los ancestros de Israel (patriarcas, profetas, reyes y jueces) contenidas en el Antiguo Testamento, son opuestas a las enseñanzas de Cristo, ya que en lugar de promover el amor misericordioso y la hermandad universal, promueven el racismo, el despojo, el sometimiento y/o exterminio de los pueblos no judíos; 2) la omisión capital que cometió Pablo en sus epístolas al mutilar al cristianismo de la doctrina de la trascendencia humana (instruida e ilustrada por Cristo) que se alcanza practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos hasta adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos), dándonos acceso a las potencialidades del espíritu a medida que nos vamos desarrollando espiritualmente; 3) la urgente necesidad de formular un cristianismo laico enmarcado en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana (sustentada por filósofos y místicos, y su veracidad comprobada por la trascendencia humana de Cristo); a fin de afrontar con éxito: “el ateismo, el islamismo, el judaísmo, el nihilismo, la nueva Era y la modernidad”, que amenazan con sofocar al cristianismo. http://es.scribd.com/doc/73946749/Jaque-Mate-a-La-Doctrina-Judaizante-de-La-Iglesia

    ResponderEliminar