domingo, 6 de noviembre de 2011

A PROPÓSITO DE SU PRÓXIMA PELÍCULA, TINTÍN ESTUVO EN EL PERÚ (Diario LA REPUBLICA)

 
 
 
 
Tintín, el secreto del unicornio, la última película de Steven Spielberg, se estrena el próximo 10 de noviembre. Inmejorable motivo para rescatar de las 24 aventuras de este célebre personaje aquella que transcurre en el Perú. El joven Tintín, reportero e investigador intrépido, ha desembarcado en el Callao para liberar a su amigo el profesor Tornasol de una maldición inca.  Veamos aquí qué peligros lo acechaban en estas tierras.
Tintín, el reportero-aventurero más famoso del mundo, estuvo alguna vez en el Perú. Ocurrió allá por la década del 50 y la historia arranca en el puerto del Callao. Pero Tintín no llegó solo: con él estaba, como en todas sus aventuras, su perro Milou y también el ex dipsómano e inquieto Capitán Haddock. Llegaron en busca de su amigo el profesor Tornasol, secuestrado por desconocidos y traído al Perú en un barco de nombre Pachacamac. La trama se centra en la búsqueda del amigo perdido, recorre las tres regiones del país y tiene como telón de fondo a la cultura inca.
Esa es la historia urdida por el belga Hergé, el creador del personaje. La aventura que trae a Tintín a nuestro país se llama En el templo del Sol y es la continuación de una inmediatamente anterior titulada Las siete bolas de cristal. Esta última trataba de una expedición de científicos que regresa a Europa tras dos años en el Perú y Bolivia, donde habían encontrado la tumba del inca Rascar Capac. Pero todos empiezan a sufrir de extraños letargos que los mantienen dormidos durante el día, lo que da pie a creer en una maldición.
Esa trama culmina con la desaparición del profesor Tornasol, protagonista recurrente del cómic. Siguiendo esa pista es que Tintín, Haddock y Milou llegan a nuestro país. La historia se publicó en francés en 1946 y tres años después tuvo una versión en español. La visión de Hergé sobre el Perú era maniquea y exótica: pone a los protagonistas en el Callao, pero dibuja en sus calles a numerosos indígenas con ponchos y hasta llamas. También se pueden ver montañas como parte del paisaje. Y más adelante dibujará un tren que va directamente del Callao al Cusco. Algo más llama la atención: al mapa del Perú le falta un pedazo de amazonía.  
“Esas son imprecisiones del autor debido a la información que tenía para la época, pero por contraposición pone algo muy interesante: dibuja al capitán Haddock tomándose un pisco y además el personaje dice que es un trago peruano muy bueno”, explica José Antonio Vilca, editor del blog de cómics La Nuez. La trama empieza con una pista que Tintín sigue, una serie de obstáculos y enemigos por vencer, momentos de alta tensión en los que los protagonistas se juegan la vida y finalmente la solución del misterio.
En su aventura en el Perú, Tintín y sus amigos deben superar los Andes, luchar con peruanos poco amigables y hasta con un cóndor, para arribar a una pirámide inca en medio de la selva. Aquí también hay algunas imprecisiones: se pueden ver huacorretratos mochica en el último bastión inca. Pero, bueno, son licencias de la ficción y de la época. Finalmente, el pelirrojo Tintín encuentra a su amigo, el profesor Tornasol, y logra convencer al jefe inca de dejarlos libres aprovechando un eclipse solar. La aventura propone que no hay enemigos despiadados sino un desconocimiento entre culturas.
Un clásico de la historieta
Tintín, creado por el dibujante belga Georges Remi (el nombre Hergé, con el que firma su obra, son sus iniciales al revés), es una de las historietas más famosas del mundo y ha sido traducida a más de sesenta idiomas. “El gran valor de su obra es que a través de Tintín el autor reflejó toda la historia del siglo XX. Estuvo en guerras, revoluciones, cambios sociales y hasta hizo un viaje a la Luna. Era el protagonista de todo lo que pasaba”, precisa José Antonio Vilca, de La Nuez. El primer libro de la serie, Tintín en el país de los Soviets, apareció en 1930 y tiene una marcada visión anticomunista.
La segunda aventura de la serie, Tintín en el Congo, ha recibido críticas posteriores por la visión del autor sobre ese país africano. Se dice que su mirada es racista y paternal. Remi tuvo una educación cristiana muy estricta y fue influenciado en sus primeros años por un abad pro-fascista. Además, a comienzos del siglo XX todavía existía la mirada colonial belga sobre el Congo. Eso explica su visión inicial, pero esta óptica cambia radicalmente en sus historias posteriores (en la actualidad, hay un juicio iniciado por un ciudadano congolés para que esa aventura de la serie no vuelva a ser editada).
Será a partir de la publicación de la quinta aventura, Loto Azul, ambientada en China, que el autor se vuelve más puntilloso con su trabajo. Se dice que para este álbum se reunió durante meses con un artista chino que le brindó información. Más tarde crearía un estudio en el que reunió a ilustradores y ayudantes que buscaban información sobre los países en que iba a ambientar sus historias. Paradójicamente y a diferencia de su personaje, Hergé casi no viajaba.
A lo largo de 40 años, Hergé dio a luz 24 historias ambientadas en cinco continentes. La mayoría fueron publicadas por entregas en la prensa europea. Desde sus inicios tuvo un éxito inmediato, porque apeló a la vena clásica del género: aventuras en lugares de todo el mundo, muchos de ellos destinos exóticos. La historieta ha vendido alrededor de 200 millones de álbumes y en su devenir ha dado pie a la aparición de expertos en Tintín o ‘tintinólogos’, coleccionistas de su obra, merchandising de todo tipo y admiradores por millones.
La línea clara
Hergé también es famoso por ser el padre de la llamada ‘línea clara’, un estilo basado en la limpieza de los dibujos y del guión, que busca ser entendido por todos. Los personajes eran caricaturas de trazo continuo y el entorno (autos, aviones, paisajes, edificios), aunque era muy detallado y realista, no apelaba a las sombras o al claroscuro. “Cualquiera puede entender sus historias: los niños como novelas gráficas de aventuras; y los adultos como historias en las que se representan valores como la solidaridad, el compromiso con la justicia o la lucha contra las tiranías. El personaje no solo dice que algo está mal, sino que actúa contra ello. Ese es el valor de Tintín”, señala José Antonio Vilca, de La Nuez.
Tintín, un reportero de copete pelirrojo, de edad indefinida y siempre joven, ha retomado el interés mundial ahora que se estrena una película con sus aventuras. Y lo mismo puede decirse de quienes lo acompañan recurrentemente: su perro Milou –un fox terrier blanco que reflexiona para sí mismo–, el capitán Haddock, el profesor Tornasol, los detectives Hernández y Fernández, y la cantante Bianca Castafiore.
El personaje de Tintín no fuma, no bebe y no práctica ningún deporte, aunque tiene un estado físico envidiable. Tampoco es muy grande ni aparentemente fuerte, pero puede salir bien librado de las peleas cuerpo a cuerpo. También tiene un ingenio desarrollado para escapar audazmente de las trampas que le tienden sus enemigos.  “Sabe conducir todo tipo de vehículos, incluidos aviones y carros de combate. Y también es un buen tirador”, dice de él la Wikipedia. Es periodista, pero no ejerce más oficio que el de la curiosidad. Como decíamos al comienzo, ese fenómeno mundial estuvo en el Perú allá por los años 50, para contar una historia fantástica –es decir, no basada en la realidad, pero siempre cautivadora– sobre incas y civilizaciones perdidas.

El secreto del unicornio
La película Tintín y el secreto del unicornio, dirigida por Steven Spielberg y producida por Peter Jackson (El señor de los anillos), se estrenó mundialmente el 22 de octubre en Bélgica, país de nacimiento de Hergé, creador de la historieta. A las salas de cine peruanas llegará el próximo 10 de noviembre. La trama del film está basada en tres historias de la serie Tintín: El secreto del unicornio, El cangrejo de las pinzas de oro y El secreto de Rackham el Rojo. El film está hecho con animación 3D. Se convocó a actores para dar vida a los personajes, pero solo para hacer la captura de sus movimientos y poder construir las escenas digitalmente.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada