lunes, 18 de octubre de 2010

LOS PENDIENTES QUE SE NOTAN (Escribe Cecilia Blume, Diario CORREO)


http://correoperu.pe/correo/columnistas.php?txtEdi_id=4&txtSecci_parent=&txtSecci_id=84&txtNota_id=459165&txtRedac_id=CBL

La economía creció en agosto 9.2%, para orgullo de todos, acumulando 12 meses de crecimiento constante. Agosto supera lo estimado por los analistas apoyándose en el crecimiento de la manufactura con 18.99% y en la construcción con 14.15%. A pesar de estas cifras, del tiempo de crecimiento acumulado y de haberse logrado que más de 20% de los peruanos en extrema pobreza salieran de esa categoría mortal, hay muchos peruanos por quienes nos falta a todos seguir trabajando.
Las sociedades están formadas por personas obligadas a contribuir con el sostenimiento del país, y ese dinero llamado impuestos es el apoyo social para los que tienen menos en infraestructura y servicios. Esta contribución que tenemos los que generamos renta es directa cuando tributamos e indirecta, que nos molesta menos, pues como viene incluida en los precios y no la podemos evitar, sentimos como parte del precio.
Es complicado cuando un sistema permite que los que más tienen contribuyan poco y cuando la autoridad sigue revisando a los que tributan sin mirar a aquellos que, sospechosamente, año tras año no generan rentas, pero siguen adquiriendo bienes de lujo, viajan y enseñan lo que tienen como si la Sunat no existiera. Es peor aún que a estas alturas algunos empresarios no entiendan que fuera de tributar todo lo que deben, hay un trabajo para mejorar el entorno social donde desarrollan sus actividades y que es su responsabilidad.
Peor aún, los peruanos no entendemos bien la importancia de una educación de calidad. Si bien este gobierno ha mejorado la infraestructura de los colegios y, esperemos, terminado con la hegemonía del SUTEP, la diferencia entre los países está dada por su clase media y ésta se distingue por su educación. Países difíciles como China intentan que sus campesinos estudien para pasar de ser la fábrica del mundo a una nación con una clase media sostenible. Por ello, la calidad de la educación es fundamental, no simplemente la educación. Nuestras autoridades deben responder por colegios con buena educación y por universidades que, dado que otorgan títulos a nombre de la Nación, garanticen un mínimo de conocimientos a alumnos y padres.
Estos pendientes no se ven, pero se notan. Importan más que el crecimiento de la manufactura o la construcción. ¿Están en el radar de alguien?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada